Medicina oriental

La medicina oriental es un término genérico que abarca una serie de prácticas como el shiatsu, la acupuntura, la moxibustión, la fitoterapia, los elementos chamánicos y diversos ejercicios marciales y de meditación como el tai chi. A diferencia de la medicina occidental, la medicina oriental tiene en cuenta el bienestar integral de la persona y no una enfermedad concreta, equilibrando el flujo de la propia energía o “qi” del individuo a través del cuerpo para mejorar la salud general. Se cree que las alteraciones de este flujo son responsables de la mala salud. En Japón, la medicina oriental existe desde hace más de 1.500 años y se ha desarrollado hasta alcanzar un nivel muy alto que no tiene parangón en el resto de Asia.

Maximizar su potencial

En Occidente, la buena salud se presenta y se comercializa a menudo como una mercancía que está “ahí fuera” y que se puede alcanzar en forma de “soluciones” como fármacos, suplementos para la salud o dietas efectistas. Sin embargo, a menudo sólo sirven como amortiguadores o supresores de un organismo y un sistema inmunitario potencialmente sanos.
La “enfermedad”
es la forma que tiene el cuerpo de concienciar al individuo. Los síntomas son algo sobre lo que se debe reflexionar y venerar, ¡pero no ignorar! La medicina oriental se basa en la idea de que la verdadera salud es autogeneradora y sirve de puente entre los síntomas y el deseo subconsciente de llevar una vida rica y plena.

Reserve aquí

Para concertar una cita, descárguese nuestra NUEVA aplicación y manténgase en contacto.