“¡Si usas la fuerza, pierdes la fuerza!” -Gran Maestro Sam Tam

Treatment
Entrevista con d’Anna Grimau para Sitges Eco

Steven Blair (Londres, 17 de febrero de 1965) practica la acupuntura desde hace 23 años y tiene su consulta en Sitges desde hace 14. Desde niño le han atraído las artes marciales y Oriente. De joven, siguió esta atracción leyendo filosofía oriental con el Tao Te Ching y Confucio como principales referencias. Antes de emprender su camino en la acupuntura, estudió fotografía de arte contemporáneo. Fue después de trabajar en un bufete de abogados en Londres, un trabajo que le encantó porque a los 16 años descubrió que los tribunales eran un reflejo de la vida. Durante un año también desempeñó funciones similares como asistente jurídico en Sydney, la capital de Australia.

¿Cómo se formó para ser acupuntor?

Inicialmente estudié medicina oriental en la Universidad de Westminster en Londres durante 4 años. En Londres conocí a mi mujer, que es japonesa, y tuvimos la oportunidad de ir a estudiar acupuntura durante un año a Japón. Por suerte, por azar o por destino, me presentaron a Edward Obaidey. Es inglés y tiene una clínica en Tokio, la capital japonesa, donde me ofreció unas prácticas. Inmediatamente sentí una profunda conexión con él y con su forma de trabajar. Me fui a Japón inicialmente por un año y acabé quedándome 8. Me ganaba la vida como profesora de inglés mientras profundizaba en la acupuntura. Fue una época muy intensa en la que también nació nuestro hijo.

¿Qué es la acupuntura? ¿Cómo lo definiría?

Buena pregunta. Me lo pregunto constantemente. El carácter chino de la acupuntura es la imagen de un arma de metal y una boca abierta que sugiere a una persona gritando de dolor. Tiene una marca encima de la boca que indica que impedirá que la persona grite. Así que una aguja de acupuntura significa literalmente:
“un arma utilizada para detener el dolor”

Parece una contradicción, ¿verdad?

Sí, si lo miramos así, es bastante natural tener miedo a las agujas. Por supuesto, esto no significa que la acupuntura sea dolorosa. En absoluto. Mis pacientes lo saben porque me sienten más que a las agujas. El dolor se siente en función del nivel del profesional: es decir, la aguja duele si se coloca en el lugar equivocado. Así que depende de la habilidad del acupuntor.

¿Qué más puede decirnos sobre las agujas de acupuntura?

Algunas agujas no penetran, por lo que una aguja de acupuntura no es necesariamente un objeto punzante. Lo importante es que el estímulo tiene que ser mucho mejor que la enfermedad en sí: no es bueno tratar a alguien que tiene un trauma con una técnica muy fuerte porque empeorará el dolor y no es diferente del trauma en sí. La intensidad del tratamiento debe ajustarse a las necesidades energéticas de cada persona.

¿Y cómo saber lo que necesita cada persona?

La sesión de acupuntura comienza antes de la parte física. Analizo la energía de la persona para ver cómo es y qué necesita. Y lo hago fijándome en su constitución, ojos, labios, nariz, orejas…Tu caso es muy claro: los que comen bien, lo veo en el tamaño de tus fosas nasales que indica que tus intestinos son grandes. La carne es importante en tu dieta. Tus labios son carnosos, lo que significa que tienes suficiente sangre para una buena digestión. También detecto mucho a través de tu pulso.

¿Qué puede detectar en el pulso?

En el pulso, puedo detectar la calidad de la energía. Mientras inserto las agujas, tomo regularmente el pulso para determinar la respuesta. El pulso me permite medir la verdadera energía del corazón, lo cual es muy importante para ver qué profundidad de tratamiento de acupuntura se necesita. Todo esto me da pistas para determinar qué meridiano tratar y con qué intensidad debe ser el tratamiento.

¿Cómo funciona la acupuntura?

Esta es la pregunta de oro. Intentaré responder lo mejor posible. Primero somos seres energéticos y luego físicos. El cuerpo siempre sigue a la energía. Así que cuando la energía cambia, el cuerpo la sigue y también cambia. Por ejemplo, cuando te vas de vacaciones, tu energía ya lleva un tiempo ahí, ya que has planeado el viaje. El cuerpo físico sigue la energía que ya estaba presente en el destino de vacaciones semanas antes. Por lo tanto, si nuestra energía está bloqueada, nuestro cuerpo también lo está. Sé que es un poco extraño hablar de energía porque puede parecer místico o espiritual.

Sin embargo, la energía es fundamental, ¿no?

Sí, porque forma parte del proceso hacia la buena salud porque precede a lo que se puede ver. Si empiezo a hablar de algo que no podemos ver pero intento que parezca tangible, puede sonar extraño. Pero lo cierto es que el sistema de meridianos puede concebirse como una división del ser subconsciente o consciente, o como la división entre lo físico y lo no físico. Si tomas la idea de lo que estoy diciendo, puedes entender que cualquier cambio en el sistema de meridianos a través del tacto, la moxibustión o una aguja de acupuntura iniciará un cambio energético. Y el cuerpo físico le seguirá. Sé cuál será la respuesta porque la calidad del pulso cambiará durante la sesión y entonces los síntomas deberían mejorar.

¿Qué es lo que más ve en su consulta?

La mayoría de las personas tienen bloqueos energéticos y emocionales. A lo largo de los años, también he observado que las personas mayores tienen mayor capacidad de recuperación. Tengo pacientes de 80 años que tienen mucha más energía que muchos de 40. Las personas mayores responden muy bien a la acupuntura, al igual que los niños y los jóvenes. En cambio, a las personas de mediana edad les resulta más difícil porque tienen demasiada energía en la cabeza, pensando. Están estresados, y esto no permite que sus partes emocionales y físicas se expresen eficazmente. A mi consulta acuden más mujeres que hombres porque son más valientes y están más acostumbradas a conservar la energía. Por lo general, primero acude la mujer y después su pareja.

¿Cómo debe ser un buen acupuntor?

Un buen acupuntor debe ser como un vaso vacío, abierto a recibir nueva información y a comprender la filosofía de esta técnica: vaciar energía para llenarla de energía, como el Qi Gong. Si quieres ser honesto, debes estar dispuesto a aprender de tus pacientes. Por eso siento tanto amor por todo el que viene a mi clínica, un amor profundo, de corazón, porque mis pacientes me dan tanto y aprendo tanto de ellos que sólo puedo sentir gratitud hacia ellos. Lo mismo ocurre con mis alumnos. Si quieres aprender y mejorar en acupuntura, tienes que sentir amor por tus pacientes. Hay una energía invisible entre usted y el paciente que es la que realmente se mueve allí. Es muy sutil. De mi maestro Edward Obaidey aprendí esta sutileza.

¿Tiene alguna cita favorita?

Una de mi gran maestro de Tai Chi en Tokio, Sam Tam, que ahora tiene 82 años: “Si usas la fuerza, pierdes la fuerza”. Se refiere a la aplicación del Tai Chi como arte marcial. Lo considero muy apropiado en el campo de la acupuntura porque los occidentales tendemos a querer dar una solución a un problema sin mirar realmente su raíz. De hecho, el origen del problema podría ser el uso de la fuerza. Así que volveríamos a lo que dije antes sobre la energía. No hay que apegarse a la energía, sino disfrutar de la presencia física de los demás, alimentar la salud y vivir la vida al máximo.

¿Qué le trajo a Sitges?

Cuando vivíamos en Tokio, había muchos festivales al aire libre que me recordaban un poco a Barcelona. Conocía la ciudad bastante bien porque tenía un buen amigo allí. En 2007, hice un viaje para comprobar mis opciones: primero Londres, luego Barcelona y, por último, Sitges. Y aquí tuve muy buenas sensaciones que son difíciles de expresar con palabras. Estoy muy contento de haber venido aquí.

 

https://www.humansofsitges.com/steven-blair/

Dejar un comentario